Los asturianos consiguieron la permanencia en Segunda RFEF en un partido cargado de polémica

Mañana calurosa en el Mariano González para recibir la última jornada del campeonato; una jornada cargada de emoción y, especialmente, polémica. El Marino de Luanco tenía que puntuar para mantenerse oficialmente en la categoría, mientras el Nával solo se jugaba sumar o no tres nuevos puntos en la clasificación, que no iban a variar su puesto en la tabla.

Fuente propia

A pesar de la festividad local de San Isidro, los aficionados se acercaron a las gradas del Mariano para animar y despedir al equipo antes de su viaje a Alicante este sábado, con motivo de la disputa de la Fase de Ascenso a Primera RFEF. Asimismo, una gran parte de la grada estuvo ocupada por aficionados asturianos, que viajaron, cargados de instrumentos musicales, bengalas, banderas, bufandas y camisetas, para apoyar a su equipo. Sabían que se la jugaban y en todo momento lo tuvieron presente.

El Navalcarnero dominó, prácticamente, todo el choque. Generaba ocasiones, pero la falta de acierto, en algunos casos, y una gran actuación de Buru, en otras, evitaban que los locales se adelantaran en el marcador. Y con el 0-0 se iba a llegar al descanso del encuentro.

Ya en la segunda parte, el Nával aumentó su intensidad y finalmente los jugadores tuvieron su recompensa en el minuto 50. En ese momento, era Álex Gil el encargado de enviar el esférico a la red, adelantando a los navalcarnereños en el marcador. Tras ello, los asturianos apretaban más, intentando salir a la contra y conseguir, al menos, el empate. Sin embargo, la remontada del Móstoles frente al Ceares les obligaba a ganar para librarse del descenso directo y del puesto de Play Out. La clasificación estaba muy apretada y cualquier error se pagaba. El empate iba a llegar en el minuto 72, después de que el colegiado señalase penalti a favor de los visitantes. Un penalti que aficionados, jugadores y miembros del cuerpo técnico del CDA protestaron efusivamente. En las imágenes se ve que Beneit no hace penalti y que el cuerpo arbitral debería haber pitado córner. Sin embargo, las protestas sirvieron de poco y el Marino de Luanco, por medio de Nacho Matador, conseguía el 1-1.

Con el empate en el tablero, el conjunto visitante apretaba todavía más, generando ocasiones ante la portería de Álex Fernández. La polémica volvía a servirse de nuevo cuando, minutos después, los locales protestaban un clamoroso penalti sobre Loren; una pena máxima que el colegiado no veía y, por lo tanto, no señalaba. Tras ello, a punto estuvieron de marcar el 1-2, pero una gran actuación de Álex evitó que esto sucediera. Destacar que en el 82′ se produjo el debut de Ruizma como jugador rojiblanco. El jugador, cedido del Paracuellos Antamira, debutó con la camiseta navalcarnereña, ante la atenta mirada de los aficionados.

Fuente propia

Ya en los minutos de descuento, el Marino seguía apretando, pero el travesaño evitaba que el esférico sobrepasase la línea de meta. En el último suspiro, tras recuperar el balón, los visitantes conseguían su sueño: anotar el 1-2 definitivo y llevarse una victoria que les suponía la salvación. En el 95′, Luis Morán se alzaba como el héroe del partido tras batir a Álex Fernández por medio de un potente y ajustado disparo desde la banda izquierda. Los aficionados asturianos inundaban el estadio de alegría, vítores y lágrimas y muchos de ellos invadían el terreno de juego para abrazar a sus jugadores; momento en el que los cuerpos policiales tenían que actuar, devolviendo a los aficionados a la grada.

El colegiado pitaba el final del choque y los jugadores del Mariano se tiraban, exhaustos y emocionados, en el césped del Mariano González. Después, celebraban cantando y bailando ante sus fieles aficionados. Sabían que eran equipo de Segunda RFEF.

Destacar que antes del partido tuvo lugar la presentación de nuestros equipos del Cadete A y B. Además, nuestro presidente, Juan Alarcón, y vicepresidente, Rufino Muñoz, les hicieron entrega a Antonio y Vicente, aficionados incondicionales del club, de una placa por su entrega y cariño hacia el equipo.

Fuente propia

Los locales fueron superiores, pero esa superioridad no pudo tener recompensa. Así lo analizó Pablo Álvarez en rueda de presa, que habló de «acciones extrañas», haciendo referencia a las jugadas polémicas acontecidas durante el partido. Asimismo, señaló que, aunque hayan sido afectados, no han sido los principales perjudicados: «Hay otros equipos involucrados que pueden verse afectados por lo que ha pasado hoy. Creo que el Navalcarnero hoy no ha merecido perder».

La temporada regular ya ha puesto punto y final. Sin embargo, los hombres de Pablo Álvarez tienen por delante una semana de auténtica emoción e ilusión y ya miran al próximo fin de semana, deseosos de que empiece el Play Off de ascenso a Primera RFEF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.