Ponemos fin a nuestro camino en el Play Off tras no conseguir imponernos frente a la AD Ceuta FC

Este equipo solo merece aplausos. O, mejor dicho, más que un equipo: una familia. Familia es lo que han construido jugadores, cuerpo técnico y demás miembros del CDA esta temporada. Y ayer pudo verse con total claridad: todos los miembros del equipo no pudieron evitar derramar una que otra lágrima. Unas lágrimas de tristeza, no solo por no haber conseguido el tal ansiado sueño de poder ascender a Primera RFEF, sino auténticas lágrimas de pena y despedida a esta histórica temporada.

Durante la primera parte, el conjunto ceutí fue mejor. Nuestros jugadores no se encontraban cómodos en el terreno de juego, en gran parte, por los nerviosismos de jugar una Fase de Ascenso que, para la gran mayoría, era la primera. Podríamos haber conseguido adelantarnos en el marcador si el colegiado hubiese señalado un claro penalti sobre Loren. Sin embargo, los rivales conseguían anotar los dos goles definitivos del choque, por medio de Pito Camacho (20′) e Ismael (31′).

En el segundo tiempo, el Nával fue mejor y buscó por todos los medios anotar un tanto que les devolviera la esperanza de poder lograr el empate y forzar la prórroga. Sin embargo, la falta de acierto y el buen trabajo del guardameta y la defensa ceutí evitaron que esto sucediera.

Fuente propia

El encuentro finalizaba 0-2 y nuestro sueño ponía punto y final. O, mejor dicho, punto y aparte. Al principio de la temporada, partíamos como un club modesto, con uno de los presupuestos más bajos de la categoría. Sin duda, el objetivo principal, a priori, era el evitar el descenso de categoría. Sin embargo, con una plantilla reformada prácticamente en su totalidad, un grupo totalmente nuevo y mucha ilusión, este equipo ha logrado finalizar en tercera posición en Liga y hacerse con un puesto en Play Off. De esta manera, se pone fin a una de las mejores temporadas de la historia del club, no solo profesionalmente sino personalmente. Nuestro cuerpo técnico, compuesto por Pablo, Porti, Iván, Javi, Parra, Paco, Fer, Charles y Óscar, han logrado crear un fantástico grupo de jugadores y, sobre todo, una preciosa familia.

GRACIAS es la palabra que mejor encaja para poner punto y aparte en este camino. GRACIAS a los jugadores. GRACIAS a todo el cuerpo técnico. GRACIAS a la cúpula del club, directivos y otros miembros del Nával. Y GRACIAS a los aficionados, que han estado de 10 toda la temporada, animando al equipo hasta quedarse sin voz.

Únicamente, siete letras: GRACIAS.

Jarabe de Palo: Eso que tú me das

¡Volveremos pronto! Ahora y siempre: ¡AÚPA NÁVAL!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.